viernes, 12 de enero de 2007

Tengo un tanque de gasolina en la cajuela

[\ - - - NOTA:
Esta entrada en mi blog fue escrita el día 8 de enero del 2007 pero está siendo publicada a penas ahora por razones técnicas, razones técnicas y aburridas que solo retrasan lo inevitable.

El punto es: mientras lee lo siguiente (aquello que se encuentra después de la finalización de esta nota dentro de esta entrada en mi blog) imagine mi voz como la de un hombre de 52 que le habla a través de un reproductor viejo de discos de acetato para lograr un efecto de antigüedad nostálgica (debida al anacronismo en la publicación de esta entrada). Imagine tambien, si puede, el inicio de la reproducción del disco de acetato (esa estática ligera al principio de la grabación que siempre se escucha) antes de empezar a leer.

Una vez finalizado el primer párrafo puede imaginar mi voz como mejor le parezca. Algunas sugerencias son: la voz de un payaso, la voz de una mujer con acento húngaro y quizá bigote, la voz de Stalin. Cabe mencionar que ninguna de estas sugerencias es buena.
- - - FIN DE LA NOTA }"])

Son aproximadamente las 5 de la madrugada y no he podido dormir dado que he estado practicando la masturbación mental toda la noche.

La masturbación mental es un proceso en el cual el individuo (imagínese a "el individuo" siempre como el hombre más perfecto que pueda imaginarse, pero desnudo, digo, no que su desnudés sea un "pero", pero así imagíneselo porque es la forma más natural de hacerlo, digo yo) corre en círculos dentro de su propia mente, es decir, piensa recursivamente, frecuentemente quedando atrapado en un patrón mental continuo y sin sentido. La masturbación mental puede resultar en un orgasmo mental, conocido tambien como el encuentro del individuo con la solución de un problema. Esto tiene un efecto intoxicante sobre la vanidad intelectual del individuo.

No sé con exactitud qué estaba pensando cuando abandoné mi cama para ponerme a escribir en mi procesador de texto de fondo negro con letritas blancas. Recuerdo que hace a penas (aproximadamente) 5 minutos escuchaba cierta canción triste en mi nuevo reproductor de MP3 estando inconsolable debajo de una colcha San Marcos. Sí, ya recuerdo, estaba pensando en un experimento que he estado queriendo hacer desde hace tiempo. Consiste en lo siguiente:

Uno de estos días voy a dejar que se termine la gasolina de mi carro en un punto cualquiera de la carretera, en cualquier lugar que suceda y bajo cualquier circunstancia, no importa "Hey Oscar, el medidor del combustible de tu automóvil casi marca vacío ¿No piensas que es momento de que compres más combustible? Se te va agotar el combustible si no haces algo al respecto." a lo que yo responderé en la más relajada naturalidad "¿Qué? No." con un rostro sin expresión para lograr un efecto de inimportancia a cerca de todo este asunto de la falta de "com-bus-ti-ble" (siendo la palabra "combustible" aquella que idealmente utilizara la persona con la que estaría en mi carro en los momentos próximos a la terminación de la fase primera de mi experimento llamada "Agotamiento del combustible fosil!", y siendo Monqui o su hermano {cualquiera de los dos} el acompañante ideal para ese propósito en mi designio maestro).

La segunda fase de mi experimento, ahora sí el experimento en sí, o más bien el corazón del experimento, sería "El experimento propiamente dicho" y consistiría en lo siguiente:

"Prrufftuff tuff tuff prraachachacha..." haría mi automóvil y Monqui o su hermano, o cualquier persona que esté conmigo en mi carro reaccionarían en una de estas dos posibles maneras:

1.- Histéricamente: "Oye! pero cómo es posible!? eres estúpido, tonto y estúpido por no hacer las cosas como la gente normal y ponerle más gasolina a tu automóvil cuando te lo aconsejé!". Lo que quienquiera que se pusiera así no sabe es que soy un empirista en una misión y que yo no puedo trabajar con una persona histérica gritándome en el oído. Esta persona no entiende el genio de lo que estoy haciendo y por lo tanto no es el hermano de Monqui y definitivamente no es Monqui. Cabe agregar que yo no revelaría nada a cerca de mi experimento hasta la fase siguiente del mismo, así que quienquiera que se ponga histérico tiene "derecho a estar histérico" (sea lo que signifique eso) (esta incomprensión de la histeria será explicada más adelante).

o...

2.- Con la más relajada naturalidad: "Oh, se terminó la gasolina". situación preferiblemente civilizada y en la cual yo podría responder "Tengo un tanque en mi cajuela", a lo cual Monqui o su hermano respondería "Ven, vamos a ponerlo".

Entonces, si se dan las circunstancias idóneas para el experimento (o sease la situación número 2) bajaríamos del automóvil (seríamos preferiblemente solo yo y un acompañante hombre dado que los hombres somos menos propensos a ponernos histéricos y mucho más guapos que las mujeres), y procederíamos a suministrar la gasolina al automóvil.

"Espera!" exclamaría yo antes de empezar a suministrar la gasolina "que quiero hacer un experimento.". Y entonces revelaría mi designio maestro al acompañante preferiblemente masculino preferiblemente Monqui o su hermano: "Siempre he querido saber si mi carro gasta gasolina cuando está prendido, aunque no esté avanzando."... y un millón de cosas me cruzarían la mente al momento de haber dicho esto porque mi carro en efecto está en movimiento en todo momento (el planeta se mueve mucho al rededor del sol) pero por eso es que eligiría la palabra "avanzando", porque "avanzar" significa, o tiene su diferencia con "moverse" en que "avanzar" significa más bien reducir la distancia (real o metafórica) entre un punto de inicio A y un punto final B, siendo el punto A el estado indeseable y el punto B el estado deseado. Ahora, mi "carro" (ocupémonos del uso de esta palabra después) no está "prendido" porque mi "carro" no es un prendedor y no ha colgado de ninguna parte (que yo sepa) durante el período en el que ha sido mío, o sea, mientras ha sido mi carro, pero a veces odio verme pretencioso usando palabras fresas como "automóvil" o "encendido", ademas de que reduce mi sex-appeal, y presiento que en ese momento específico de mi vida me gustaría verme no muy pretencioso y un poco sexy. En cuando al uso de la palabra "carro", bueno, pienso que lo anterior lo aclara perfectamente. La pregunta es ¿porqué utilicé la palabra "avanzando" en lugar de "moviéndose"? ¿Porqué eso sí lo pensé y "carro" y "prendido" fueron producto de mi deseo de verme corriente y por lo tanto vagamente sexy?, "No lo sé" - como diría un (asumo) medio-filósofo que leí en unos foros de filosofía hace mucho tiempo - "quizá es porque así somos, complejos y contradictorios, je-je-je".

Y despues de mi profundización en el uso de mis propias palabras (razonamiento que en tiempo real duraría a penas un segundo, con un margen de error de mas-menos un segundo, o sea que podría durar dos segundos como podría tambien jamás ocurrir) retomaría mi experimento. Mi(s) acompañante(s) probablemente diría(n) algo como "De hecho sí, si está prendido se gasta gasolina aunque no avances", a lo que yo contestaría "Bueno, quiero verlo por mi mismo". Si mi acompañante me ofrece evidencia anecdótica (la cual para un empirista en realidad no es evidencia de ningun tipo) yo contestaría "Ah... bueno, eso no importa ahora, yo quiero vivirlo en carne propia." (haciendo ese uso ligeramente inapropiado de la palabra "ahora" porque me da mucha risa hacerlo).

Procedería a ponerle un poquito de gasolina a mi carro (siendo "un poquito" una cantidad que abarcaría desde el tope de la gasolina en el tanque hasta una marca que habría hecho previamente en el tanque, el cual sería un poquito transparente para dejar ver la medida previamente determinada), o quizá el hermano de Monqui o el mismo Monqui me haría el favor de ponerle la gasolina mientras yo estoy dentro del carro esperando el "Ya!" (un "Ya!" vociferado masculinamente con un seño fruncido y una boca muy abierta por el ruido que habría en la carretera) para encenderlo pero no avanzar y esperar a que se gaste la gasolina.

En este punto del experimento existen tres posibilidades:

a) Que la gasolina se gaste eventualmente.

b) Que la gasolina nunca se gaste.

c) Que suceda algo completamente bizarro e inesperado.

Yo pienso que sí se va a acabar la gasolina porque me imagino que el motor funciona (o sea, los pistones [o como se llame realmente la parte que da vueltas] dan vueltas) aunque no avance el automovil porque:

i) La radio funciona solo cuando el motor está encendido, y pienso que la electricidad que propele a la radio proviene de un generador integrado a la parte que da vueltas del pistón.

ii) Cuando el carro está prendido se oye un sonido continuo y repetitivo, como de algo que se mueve en círculos o da vueltas, lo cual indica que se está realizando algun tipo de trabajo lo cual definitivamente requiere de una fuente de energía (MUY probablemente la gasolina).

iii) Toda la evidencia teórica y anecdótica parece indicar que sí se acaba la gasolina si el carro está prendido aunque no avance.

El resultado de hecho me parece aburridamente obvio, sin embargo el experimento en realidad tiene más enfoques de los que al principio es evidente que tiene. No solo intento averiguar si la gasolina se agota con el automóvil encendido aunque el mismo no avance, no, este experimento es tambien parte de otro más grande y complejo. Estoy midiendo la reacción de las personas ante situaciones inesperadas y desesperantes. ¿Porqué? es que (a parte de que me da mucha risa) pienso que lo desagradable de una situación es directamente proporcional a lo diferente que sea de la situación previa (aunque existen excepciones, como las situaciones que son muy diferentes pero mucho "mejores" que la situación previa. La naturaleza de las "mejoras" is yet to be determined.). Pienso esto porque he notado que, aunque una situación desagradable en realidad tenga una solución extremadamente simple, la gente tiende a desmoronarse totalmente, como si nunca fuera a tener solución, como cuando una herida sangra escandalosamente pero en realidad es muy pequeña. Por eso ultimamente trato de solidificar mi inmunidad contra esta escandalización de los problemas pequeños pero repentinos y a la vez intento encontrar al hombre de acero que haya amaestrado ya el arte del metalismo (léase "inmunidad emocional") contra la presentación repentina de problemas, el hombre que no desespera cuando la gasolina se le termina en la mitad de la carretera porque sabe que es tan sencillo como pedir ayuda o en su defecto empujar el carro hasta la gasolinera más cercana o pedir un ride y regresar más tarde con la gasolina. Claro que pedir ride o ayuda constituyen cierto riesgo, pero el hombre de acero sería fuerte y tendría la "calle" (entiéndase "street-smarts" o "experiencia callejera") para saber manejar cualquier situación, porque por eso sería el hombre de acero y no un ratón miedoso.

Pienso que Monqui (o su hermano, dadas las similitudes genéticas) presentan características que los vuelven hombres de acero en potencia y digo "en potencia" porque pienso que todavía son muy jóvenes para asumir su realidad metálica. Yo no soy ningun hombre de acero, debo admitir, sin embargo quisiera tender a eso, aunque no sé si soy capaz de tal hazaña.

El vicio del hombre de acero es la completa apatía, la insensibilidad; si el hombre de acero permite que su inmunidad se fortalezca de más, al final todo puede resultar en una oxidación de sus coyunturas, convirtiéndose este en un montículo inflexible y aburrido de metal oxidado y sin vida. Pocos son quienes aprecian un hombre oxidado, pero los hay, no se preocupe, los hay. He conocido hombres oxidados a lo largo de mi vida y tienen cierto atractivo oscuro: por lo general son extremadamente callados y discretos, muy reservados en sus movimientos y acciones pero muy severos en sus convicciones, esto los vuelve misteriosos y les otroga un encanto extraño que yo no puedo categorizar.

Uno puede llegar a pensar incluso que si existe el hombre de acero deben haber hombres de otros metales, o incluso elementos, pero uno podría equivocarse en sus especulaciones. Afortunadamente este no es el caso hoy. El hombre dorado, el hombre de oro, es una abominación, es la cúspide de la belleza física e intelectual, un logro de la casualidad genética y de la crianza eficaz... Pero este dinosaurio está cansado y ya se quiere dormir, y la verdad a mi tambien me está dando sueño. Pensemos en el hombre dorado como en un sueño, mastúrbese su mente pensando en él en una esperanza risible de obtener un orgasmo, quiero ver cuando lo intenta.

Nunca sé cómo terminar estas cebras. ¿Son cebras porque las líneas de texto blanco sobre el fondo negro se asemejan al patrón en la piel de una cebra? Al menos una actitud inquisitiva conserva parte del misterio. En mi discreto escribir, donde se piensa que no hay sentido, existe siempre al menos un significado escondido.

2 comentarios:

coleavatar dijo...

Me dejas basicamente con dos ideas en la mente.

La primera: el pensar en ti y en tu cuerpo desnudo meramente como llegaste al mundo y quiza no masturbandote mentalmente como lo mencionas sino de una manera fisica que podria erotizar a cualquier ente que refleje esa imagen mental; y

La segunda, creyendo que quiza necesitas de una aventura que no involuce sentimientos en ningun momento y en la que puedas expresar mucho placer reprimido por tiempos en los que no ha podido darse la oportunidad de sentirlo de una manera no-solitaria que hasta cierto punto contradice la primera imagen mental que vino a mi...


Podrias darme el gusto de darte el gusto???????

Ilsexual dijo...

Esto es muy extraño para poner los comentarios pense que seria mas sencillo...
Oh mi querido Oscar teneos que tomar un cafe y unas kiko donas mientras observamos el trasero de las personas porque se puede conocer mucho...
Como no tendria nada que decir si hace demasiado que no platicamos =[ lalala es una cancion triste y melancolica, bueno ya basta de eso te dire pues sii por alguna razon yo iba contigo en ese auto que no se puede porque no ha pasado asi que no puedo ir contigo no haria nada de lo dicho pues ya lo lei asi que sabir tu plan y solo me reiria porque eso hago n situaciones de peligro si, me gusta ser dramatica y que mejor momento para hacer un drama y las mujeres somos mas bellas porque somos mas ridiculas y en dado caso soy la mujer mas bella pues soy hermosa y divinamente ridicula y me senti insultada por lo del Bogambo pero despues me di cuena que me ahogaba con un mani y mnky y su hermano son extraños no los veo como hombres de hacero tienen algo pero que importa los hom,bres oxidados son interesantes pero no hay nada mejor que un hombre con un enorme jugoso brillante y rechonchete cerebro haha
Bueno creo que es todo porque me duelen las manos y estan entumidas por este frio del demonion Ah! y no te he dicho mi teoria de las burburjas y Dios lo pongo con mayusculas por respeto jaja y creo que sha lo ge olvidado pero bueno, nose si ya hize un comnetario al respecto de la masturbacion mental pero lo dire de nuevo si creo que es mejor porque estimula la imaginacion y una vez con la imaginacion bien preparada sera mas facil llegar a un buen orgasmo mas planecentero pues lo mental y fisico fucionados te dara mucho placer aunque no tenga nada que ver...
Me despido deseando verte pronto e intercambir chismes de la farandula y esas cosas de las que nos gusta hablar...
=]
Ilsexual =]